Datos del Articulo:

Impacto Ecológico del Tren Maya: 5 Datos Reveladores sobre su trayecto por la Selva Mexicana

El presidente Andrés Manuel López Obrador prometió inaugurar una monumental obra de 1.554 km en este mes de diciembre sin importar las circunstancias. Este mes, el presidente mexicano inauguró parcialmente el Tren Maya, su proyecto principal para impulsar la economía del sureste, aunque solo se puso en funcionamiento menos de la mitad del recorrido original. A pesar de algunos ajustes pendientes, el mandatario enfatizó que la seguridad y lo esencial no se ven comprometidos. El proyecto, con un presupuesto que superó los US$28.500 millones, ha estado envuelto en controversias y modificaciones que triplicaron su costo inicial, aunque el gobierno insiste en que se realizó sin fondos privados ni extranjeros.

Las críticas se han centrado en la sección cercana a la Riviera Maya, donde el tren atravesará una selva vital y un complejo de cuevas submarinas. Ambientalistas han condenado el proyecto como un “ecocidio”, desencadenando recursos legales que interrumpieron temporalmente la construcción. A pesar de esto, el gobierno clasificó el proyecto como de interés público y seguridad nacional, permitiendo que la obra continúe.

El presidente López Obrador ha elogiado el Tren Maya como un logro sin igual en el mundo, destacando el orgullo nacional en la ingeniería civil y militar involucrada. Aquí destacaremos 5 datos que explican la magnitud de la obra.

1. Árboles talados

Poco después de su victoria en las elecciones de 2018, López Obrador aseguró que la construcción del Tren Maya no causaría daños a la vegetación, pero la realidad resultó ser muy diferente. A pesar de afirmaciones que minimizaban el impacto en comparación con otras construcciones turísticas o inmobiliarias, la construcción dejó una gran cicatriz en la selva, talando y removiendo millones de árboles según distintas estimaciones.

Los datos oficiales del gobierno reportaron un número de árboles talados, mientras que grupos como Sélvame del Tren elevaron la cifra, contabilizando una gama más amplia de especies vegetales. Organizaciones civiles, como Cartocrítica, expusieron que el proyecto provocó la deforestación de miles de hectáreas, aunque hubo discrepancias sobre las cifras exactas entre el gobierno y estas organizaciones.

Además, el impacto en la fauna fue significativo, especialmente en la reserva de la biosfera de Calakmul, hogar de una diversidad de especies. Los ambientalistas criticaron la interrupción de corredores biológicos vitales para especies en peligro como el jaguar, puma, monos araña y ocelotes, aumentando su vulnerabilidad y generando desplazamientos atípicos que incrementaron accidentes en carreteras.

Aunque los responsables del tren mencionaron la construcción de pasos de fauna para mitigar el impacto, expertos como Raúl Padilla señalaron que estos pasos requieren tiempo para ser aceptados por los animales. Los críticos del trayecto del tren no se oponen al desarrollo económico, pero consideran que se necesitaba un estudio más exhaustivo y una mejor planificación para identificar riesgos y considerar alternativas más respetuosas con el medio ambiente antes de iniciar la obra.

También te puede Interesar:   Así será el Megapuerto de Corío en Arequipa

Ahora, con la inauguración, saben que su lucha prácticamente ha terminado. El tren en el sureste mexicano ya está en marcha, generando gran expectativa sobre su funcionamiento y los beneficios que podría aportar, aunque para muchos ambientalistas, esta batalla se ha perdido.

2. Obra dentro de la selva

El trayecto final del Tren Maya ha experimentado cambios significativos desde que iniciaron las obras en 2018. Estas modificaciones se deben a razones financieras, protestas locales y empresariales, así como dificultades técnicas para construir en ciertos tipos de terreno y cumplir con los plazos previstos.

El tramo más afectado ha sido el quinto, que discurre a lo largo de la costa del Caribe y ha representado un desafío considerable para el gobierno mexicano. Inicialmente se contemplaba que el tren se desplazara sobre un viaducto elevado a lo largo de la carretera federal 307, la principal vía que conecta varios destinos turísticos importantes y cruza los accesos a los hoteles cercanos a las playas de Cancún y la Riviera Maya. Sin embargo, la presencia de múltiples vías elevadas en esa carretera complicó la construcción.

En 2022, se decidió modificar el diseño y colocar la vía del tren al nivel del suelo, de manera paralela a la carretera, lo que requería expandir su superficie. No obstante, las protestas de los hoteles fueron determinantes para descartar esta nueva propuesta, según señaló Toni Chaves, presidente del Consejo Hotelero de Quintana Roo.

Chaves argumentó que llevar a cabo una obra de tal envergadura en la carretera federal habría tenido graves consecuencias para el destino turístico, afectando la movilidad de los trabajadores y provocando el cierre de hoteles, especialmente considerando la situación postpandemia y el impacto económico en impuestos generados por el estado.

Ante esta situación, a pesar de los meses de trabajo ya realizados en el tramo, el gobierno tomó una decisión controvertida: desviar el trayecto unos 7 kilómetros hacia el interior de la selva para evitar perjudicar la zona turística.

3. Presupuesto

El Tren Maya recorrerá más de 1.500 km de vías ferroviarias, atravesando cinco estados mexicanos: Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Con aproximadamente 20 estaciones y 14 paraderos más pequeños, se divide en siete segmentos. La apertura parcial el 15 de diciembre incluirá los tramos entre Campeche y Cancún (segmentos 2, 3 y 4), mientras que la conexión Campeche-Palenque se inaugurará el 31 de diciembre. Los tres restantes empezarán a operar en febrero de 2024.

También te puede Interesar:   Así Ha Avanzado el Metro de Bogotá Hasta Febrero de 2024

Algunas partes de la ruta aprovecharon las antiguas vías del sistema ferroviario privatizado en el pasado. Los trenes de pasajeros alcanzarán hasta 160 km/h y los de carga, en una fase posterior, irán a 120 km/h. Se planea comenzar con seis de los 42 trenes previstos. Aunque se planteó inicialmente financiarlo con inversión mixta público-privada, finalmente el gobierno mexicano asumió todo el costo para evitar deudas, declarando que será un activo público y no de una empresa extranjera.

El presupuesto inicialmente estimado entre 120.000 y 150.000 millones de pesos mexicanos se disparó hasta los 500.000 millones, más de US$28.500 millones, según la Secretaría de Hacienda. La gestión del tren está a cargo del ejército mexicano, como muchas otras obras durante el mandato de López Obrador.

Los boletos por tramos aún no tienen un costo exacto conocido. Los primeros en venta fueron para el recorrido completo Campeche-Cancún a 1.166 pesos (US$67), agotándose rápidamente. Se espera que los precios sean más accesibles para pasajeros locales y más altos para turistas extranjeros en el futuro.

Casi la mitad del trayecto será cubierto por trenes eléctricos, mientras que el resto utilizará tecnología híbrida con “diésel ecológico” de bajo contenido de azufre. Sin embargo, grupos ambientalistas advierten que esto no significa ausencia total de contaminación, ya que todavía emiten dióxido de carbono y óxido nitroso.

4. Columnas en su recorrido

Grupos preocupados por el medio ambiente han advertido sobre los peligros que la construcción del tren representa para los ríos, cenotes y cuevas del acuífero maya, vital para proveer agua en la península de Yucatán. Temen el riesgo de derrumbes en estas formaciones subterráneas durante y después de la construcción debido a las vibraciones del tren. Ante la complejidad del terreno, los responsables del proyecto anunciaron cambios, optando por construir un tramo elevado apoyado en miles de columnas profundas para evitar afectar el suelo kárstico.

En un recorrido por la cueva Oppenheimer, descubierta durante la supervisión de las obras, se evidenció el impacto de la construcción en estas formaciones naturales. A pesar de modificar el trazado para evitar una cueva cercana, ambas resultaron estar conectadas bajo tierra. Esta delicada zona kárstica se ve afectada por la perforación de pilares para sostener la vía, lo cual preocupa a expertos como Guillermo D. Christy, de Sélvame del Tren, quien señala el riesgo para el medio ambiente y la seguridad de la obra ferroviaria.

También te puede Interesar:   Cali se consolida como destino turístico y de lujo con la llegada del Morph Granada de A Korn Arquitectos

A pesar de las preocupaciones ambientales y las acciones legales que han detenido temporalmente las obras, el responsable del proyecto, el general Lozano Águila, niega rotundamente que la ubicación del tren represente riesgos futuros, citando análisis que garantizan la resistencia de la estructura ante las cargas y velocidades previstas.

5. Empleos generados en la megaobra

Luego de su victoria en las elecciones de 2018, López Obrador destacó que el Tren Maya sería un gran impulso para el turismo y la generación de empleos en el desatendido sureste del país. El recorrido conectará áreas de alta pobreza, como Chiapas, mejorando la comunicación entre regiones con limitada infraestructura y vinculando estas áreas con destinos turísticos de renombre como la Riviera Maya y Cancún.

El proyecto abarca la apertura de nuevas zonas arqueológicas, la construcción de museos, centros de atención a visitantes y hoteles bajo la supervisión de la Secretaría de Defensa. Se proyecta que el tren triplique la llegada de turistas al sureste, según la Organización Mundial del Turismo. Estudios indican que podría generar casi un millón de empleos y sacar de la pobreza a 1,1 millones de personas para 2030, impactando económicamente el doble de lo estimado inicialmente por la ONU.

El sur-sureste mexicano ha experimentado un crecimiento destacado, atribuido por el gobierno a grandes proyectos como el Tren Maya. El director de la empresa del tren, Óscar David Lozano Águila, resalta el beneficio masivo que representa esta inversión estatal y su potencial para cambiar la región. Sin embargo, existen preocupaciones sobre la infraestructura y los servicios necesarios para recibir a los turistas en lugares como Villa El Triunfo, en Tabasco.

Aunque se anticipa un impacto positivo en áreas como Villa El Triunfo, hay dudas sobre un aumento significativo de turistas en las zonas norteñas del recorrido, las cuales ya son destinos turísticos establecidos. El sector hotelero en esta región espera principalmente que el servicio de carga del tren mejore y abarate el transporte de productos necesarios para sus establecimientos.

Comparte esta Noticia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Artículos que te pueden interesar

Contact Us

Scroll to Top